Buscar
Espere...

Intervenciones en el reloj: Hamilton ofrece una gama de servicios distintos en función de la condición general del reloj y de su antigüedad.

Como ocurre con los instrumentos micromecánicos de precisión, los relojes Hamilton requieren de un mantenimiento periódico completo para conservar el mecanismo en perfecto estado de funcionamiento y prolongar su vida útil. La frecuencia con la que se deben llevar a cabo estas tareas de mantenimiento completo dependerá del modelo, así como de las condiciones climáticas y los cuidados que el usuario procure al reloj. Por lo tanto, no podemos decirle exactamente cada cuánto tiempo debe realizar el mantenimiento. Como norma general, en Hamilton recomendamos que se realice un mantenimiento completo cada 3 a 5 años.

Servicio de mantenimiento completo

 

 

El servicio de mantenimiento completo incluye las siguientes operaciones:

 

  •       Desmontaje del movimiento y de sus piezas individuales y sustitución de los componentes desgastados o dañados, limpieza, aceitado y terminado o sustitución del movimiento en su totalidad.
  •       Renovación de la caja y el brazalete de metal (pulido, satinado si es posible).
  •       Limpieza (lavado) de la caja y del brazalete de metal o correa de caucho.
  •       Sustitución de las juntas y de la pila (según corresponda), y de ser necesario, sustitución de las agujas, la corona y los pulsadores (las piezas de oro tienen un coste adicional).
  •       Restauración del hermetismo y proceso de pruebas de estanqueidad según las especificaciones de Hamilton.
  •       Ajuste y afinamiento de la precisión y control del funcionamiento del movimiento.
  •       Control técnico y estético final.

 

Para asegurarse de que este servicio se lleve a cabo con toda profesionalidad, deberá llevar su reloj a un Centro de Servicio Hamilton autorizado o a un distribuidor oficial de la marca.

 

 

Servicio de mantenimiento parcial

 

Todos los relojes Hamilton son sometidos a pruebas para comprobar su resistencia al agua, indicada en el fondo de la caja. Esta resistencia no es permanente. La resistencia al agua de un reloj puede verse afectada por el proceso natural de envejecimiento de las juntas (juntas del fondo de la caja, de la corona, del cristal, etc.) o por golpes accidentales a la caja del reloj.

La resistencia al agua debe comprobarse una vez al año en un Centro de Servicio Hamilton autorizado. Si se detecta algún problema, el reloj puede recuperar su estanqueidad gracias a un servicio de mantenimiento parcial cada uno o dos años. 

 

El servicio de mantenimiento parcial incluye las siguientes operaciones:

  • Limpieza (lavado) de la caja y del brazalete de metal o correa de caucho.
  • Sustitución de las juntas y de la pila (según corresponda), y de ser necesario, sustitución de las agujas, la corona y los pulsadores (las piezas de oro tienen un coste adicional).
  • Restauración del hermetismo y proceso de pruebas de estanqueidad según las especificaciones de Hamilton.
  • Ajuste y afinamiento de la precisión y control del funcionamiento del movimiento.
  • Control técnico y estético final.

 

Servicios en relojes de época

Hamilton garantiza la disponibilidad de piezas de recambio durante al menos 10 años después del final de la producción de cada modelo. Se hará todo lo posible para asegurar la reparación de piezas de coleccionistas y de relojes de época. Si no es posible reparar o restaurar un reloj antiguo, podrá beneficiarse de nuestro programa de fidelidad para adquirir un reloj nuevo en condiciones ventajosas.

 

Póngase en contacto con nuestros centros de servicio externos para obtener más información y conseguir una estimación exclusiva, o contacte con nosotros a través de nuestro formulario de contacto del servicio de atención al cliente. 

 

Para los relojes de época, Hamilton únicamente ofrece un servicio de mantenimiento completo que incluye una revisión del movimiento y una ligera renovación de la caja. A pesar de que se cambien las piezas, los modelos de relojes de época no están protegidos de la humedad. El servicio de mantenimiento no puede garantizar el hermetismo de estos relojes, ya que estos se han llevado durante muchos años. Sin embargo, durante el servicio se cambian las piezas para así proteger al máximo el reloj de la humedad y el polvo. Por lo tanto, le recomendamos que no lleve puesto su reloj de época cuando vaya a nadar o se duche.