Top icon mobile

El encuentro de la aventura y la precisión 

Para casi todos nosotros, la sensación de libertad, la adrenalina y la euforia del vuelo acrobático no puede ser más que un sueño. Para Nicolas Ivanoff, es su trabajo, su sueño y su destino. Esta es la historia de la colaboración entre Hamilton y un piloto fuera de lo común.

 

 

Arremolinar, dar vueltas, volar, arremeter, sumergirse y girar: Las acrobacias aéreas son la prueba suprema de la sincronización con una precisión de segundo, de los reflejos de un piloto, de su instinto y su audacia. Tener pilonas llenas de aire de 25 metros de altura que se precipitan hacia usted a 370 km/h definitivamente no es algo para asustadizos. Entonces sorprende saber que su reacción cuando se puso por primera vez a los mandos de un avión acrobático CAP 10 no fue la euforia, sino el enfado: “Estaba enfadado conmigo mismo por no haber practicado este deporte antes”, explica.

 

 

 

 

 

 

 

 

“La precisión suiza y el espíritu americano son valores esenciales de Hamilton y Nicolas encarna las dos cualidades con su actitud y perspectiva”.

 

 

 

 

 

 

 

Es una respuesta realmente atípica de una de las principales figuras del mundo acrobático. El "corso veloz", como se le conoce, es una personalidad tranquila y relajada, que contrasta claramente con el enfoque técnico y la precisión cronométrica que despliega en las carreras. Está claro que hay que ser una persona muy especial para subirse a un avión y actuar frente a audiencias emocionadas y entretenidas de la misma manera que hacemos casi todos nosotros sentados detrás de un escritorio todos los días.

 

 

Y es precisamente ese equilibrio, su enfoque de la vida y su extraordinaria carrera acrobática inimitable, lo que hace que Nicolas sea el embajador perfecto para Hamilton. La precisión suiza y el espíritu americano son valores esenciales de Hamilton y Nicolas encarna las dos cualidades con su actitud y perspectiva.

 

 

Creer que todo es posible y que no existen limitaciones a la vez que se depende de medidas y tiempos precisos para garantizar el éxito y la seguridad es una yuxtaposición interesante que ha convertido a Nicolas en una estrella de su disciplina.

 

 

Escuchar a Nicolas hablar de la creatividad necesaria para volar a esa velocidad es estimulante. “Es como dibujar en el cielo”, dice. Ya ha comenzado a preparar su legado, transmitiendo sus habilidades y enseñando a una nueva generación de aviadores la manera de expresarse en el aire.

 

 

 

 

Tiene una experiencia de más de 7 000 horas de vuelo y casi 6 000 horas de vuelo acrobático, y son pocas las personas que pueden competir con la trayectoria de Nicolas o su visión única de la vida en la cabina. Gracias a esos conocimientos precisamente, Hamilton ha podido desarrollar relojes tan innovadores como el Khaki X-Wind con calculadora de ángulo de deriva y el Khaki Chrono Worldtimer con el exclusivo mecanismo H-41e GMT.

 

 

Cada modelo fue desarrollado en estrecha colaboración con Nicolas y proporciona la fiabilidad y la legibilidad que necesitan los mejores pilotos del mundo.

 

 

Dado que Hamilton y Nicolas comparten una pasión por la aviación, así como una perspectiva similar, es natural que celebremos más de una década de colaboración y que Hamilton confíe en las extraordinarias ideas de Nicolas para ayudarnos a desarrollar, optimizar y perfeccionar nuevas innovaciones en el ámbito del diseño de relojes de aviación. Se trata de una colaboración que garantiza el encuentro de la aventura y la precisión.